El Internet de las cosas

Home /  El Internet de las cosas

0

El Internet de las cosas

Hace unos años era muy difícil imaginarse que nuestra nevera sería la encargada de hacer la compra semanal o que el cepillo de dientes nos vigilaría la caries y pediría cita a nuestro dentista habitual, pero hoy en día, ya comienza a ser una realidad.

Esto es posible gracias al Internet of Things o, en castellano, Internet de las cosas, concepto que nacía en el Instituto de Tecnología de Massachusetss (MIT) en el año 1999 aunque ya estaba en la mente del cofundador de Apple Mike Markkula en los años 80. Este es el concepto de interconectar los objetos cotidianos a través de Internet, con lo que permite transmitir datos a tiempo real de cualquiera de los objetos que están enlazados e incluso, con un hardware especí­fico, programar acciones sobre ellos. Esto nos da una infinidad de posibilidades de nuevas interacciones «usuario – máquina» (UM) y «máquina-máquina(M2M)» que hay que explorar desde el punto de vista del diseño.

En este nuevo contexto de hiperconexión, debemos plantearnos la influencia que esto tiene a la hora de abordar nuevos proyectos, tanto para diseñadores como para empresas. Estamos en una época de cambio de percepción de los productos, en la que los productos tienden a ser productos sensibles y sociales, que están conscientes del contexto en el que se encuentran, que gracias al «Internet of Things»(IoT) son capaces de ubicarse en el tiempo, espacio, incluso de adaptarse a las costumbres de una persona.

smart appliance
Ya en la actualidad marcas como Apple, Google, LG, Samsung, Whirlpool apuestan por esta innovación y ya han lanzado al mercado algunos productos que se aproximan a esta realidad.

Como diseñadores, debemos aprovechar esta oportunidad para aumentar la funcionalidad y la empatía de los objetos con los usuarios. Proyectar esta conectividad de millones de productos para generar productos que mejoren significativamente la vida de las personas y no limitarnos a diseñar bonitas carcasas basándonos en productos del pasado. Tenemos que tener en cuenta que la proyección es que en el futuro la mayorí­a de los objetos cotidianos sean objetos conectados y por tanto con un fuerte carácter tecnológico, con lo que debemos de trabajar para que esto no asuste a los usuarios sino que por el contrario generen ví­nculos con dichos productos.

Esta nueva interacción abre infinidad de posibilidades y puede mejorar nuestra calidad de vida enormemente, pero no hay que olvidar, que para que esta tecnologí­a sea efectiva, debe ser segura y no atentar con nuestra privacidad, para ello deben mejorarse y desarrollarse también infraestructuras y protocolos cada vez más seguros en Internet.

¿Cuáles imaginas tú que podrían ser esas nuevas interacciones? ¿Cuánta atención crees que le deben prestar los diseñadores y empresas para el desarrollo de sus nuevos productos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Workplane Design

World Trade Center Moll de Barcelona Edificio Norte, planta 7ª 08039 Barcelona

+34 93 567 06 81

hello@workplane.es

Twitter